lunes, 5 de diciembre de 2016

Historia de una conspiración: el hundimiento del Lusitania

En este artículo voy a abordar otro famoso hundimiento del cual se cumple precisamente el centenario en este 2015: me estoy me refiriendo al caso del trasatlántico británico Lusitania, que se fue al fondo del mar cerca de la costa irlandesa el 7 de mayo de 1915, tras haber sido torpedeado por el submarino alemán U-20. 

© Google
El Lusitania
Digamos que la historia del Lusitania ha sido estudiada por numerosos expertos navales y por historiadores, profesionales o aficionados, y ha desembocado en dos versiones o enfoques. Por un lado, existe el enfoque mayoritario de considerar esta desgracia como una serie de casualidades y negligencias que condujeron a un fatal desenlace, con las graves consecuencias políticas que se derivaron luego. Por otro lado, están los defensores de las teorías conspirativas, que en sus conclusiones apuntan a que fue un golpe bien preparado y ejecutado, con el fin bien evidente de implicar al gobierno americano en la guerra europea, pues hasta entonces los EEUU venían mostrando una postura claramente neutralista. Según estos autores, los propios hechos demostrarían que demasiadas piezas se orientaron en una dirección concreta de forma inexplicable y que el azar no pudo juntar todos esos componentes para dar un resultado tan fatídico. Repasemos pues los acontecimientos desde los inicios de la Primera Guerra Mundial para ver qué puede haber de cierto en tales aseveraciones. 

De la paz a la guerra 

El RMS Lusitania era un imponente trasatlántico de la compañía británica Cunard, botado en 1906 en el prestigioso astillero John Brown & Company, de Escocia. Desplazaba - sin carga - más de 31.000 toneladas y tenía una eslora de casi 240 metros y una manga de 26 metros. Estaba propulsado por cuatro turbinas de vapor Parsons que movían cuatro grandes hélices tripalas, y podía alcanzar una velocidad máxima de 25 nudos. Era un barco del máximo lujo y prestaciones, al estilo del Titanic[1], diseñado para competir con otros grandes buques de la época en el transporte de viajeros a través del Atlántico. De hecho, gracias a su gran velocidad, consiguió ostentar temporalmente la llamada banda (o cinta) azul, galardón que reconocía la travesía más rápida de este océano. 


Cuando estalló la guerra en 1914, el almirantazgo británico tuvo intención de convertir al Lusitania en crucero auxiliar armado, así como a su gemelo Mauretania[2], pero finalmente fue mantenido en su función de trasatlántico para el transporte de pasaje y mercancías. En este cometido, el Lusitania había realizado ya varias travesías cuando en febrero de 1915 el Kaiser Guillermo decretó la guerra submarina sin restricciones en las aguas que rodeaban las Islas Británicas. Esta situación de tensión ante la posibilidad de un ataque en aguas británicas provocó que - tras las complicaciones de un viaje realizado en marzo - el capitán del Lusitania, Daniel Dow, afectado de estrés, pidiese su traslado a otro buque, siendo sustituido por el capitán William T. Turner, un experto marino que ya había estado al mando de los mayores buques de la compañía Cunard. 

© google
William Thomas Turner en 1915

El encuentro con el destino 

Así llegó el día 1 de mayo de 1915, en que el Lusitania zarpó de Nueva York con destino a Liverpool, con 2.000 pasajeros y tripulantes a bordo, entre ellos un buen número de ciudadanos norteamericanos, y con una carga mixta de mercancías, entre las cuales había municiones de rifle y de cañón. Poco antes de partir, la embajada alemana en Washington avisó claramente mediante anuncios en la prensa que los buques de bandera británica que navegasen en zona de guerra corrían el riesgo de ser destruidos y que los pasajeros que embarcasen lo hacían bajo su responsabilidad[3]. En la práctica, muy pocas personas hicieron caso de esta nota porque casi todo el mundo pensaba que era prácticamente imposible que el rápido y gigantesco Lusitania pudiera ser hundido por un submarino. 


A partir de este momento se encadenaron una serie de hechos no poco sospechosos. Mientras el Lusitania navegaba sin incidencias a través del Atlántico hacia su destinación, los servicios de información británicos tuvieron constancia de importantes movimientos de submarinos alemanes en aguas inglesas. Esta labor de seguimiento corría cargo de una oficina secreta de Inteligencia llamada Habitación 40, la cual proporcionaba valiosos datos de primera mano al Almirantazgo gracias a la intercepción y descodificación de los mensajes de radio de la Marina alemana. Tanto es así que, mediante un flujo regular de información, la Habitación 40 era capaz de situar aproximadamente la posición de las naves alemanas en un sistema de cuadrículas alrededor del territorio británico. 

Así pues, no es de extrañar que en aquellas fechas se tuvieran informes concretos de la presencia y actividad del submarino U-20, así como de otros submarinos (en total seis), en las aguas entre Gran Bretaña e Irlanda. Incluso se sabe que el U-20 y su eficaz capitán, Walter Schwieger, ya venían siendo objeto de seguimiento específico; de hecho, se tenía un registro de sus patrullas desde hacía tiempo. Y por si fuera poco, los británicos disponían de un mensaje crucial alemán - interceptado en marzo - informando sobre la navegación del Lusitania y la fecha posible de su llegada a puerto, lo cual confirmaba que para los alemanes se trataba de un objetivo militar legítimo. 

© Google

Walter SchwiegerPese a todo ello, en esos días no se tomaron medidas especiales preventivas para proteger el tráfico mercante, incluido el Lusitania, y sí en cambio para proteger al acorazado HMS Orion al que se le asignó escolta en su travesía hasta la base naval de Scapa Flow. Al parecer, la postura de Winston Churchill, a la sazón Primer Lord del Almirantazgo, tuvo un importante peso en tal decisión, pues se había mostrado reticente a dar escolta a los buques mercantes, y no ocultaba su deseo de que,
al atraer a dichos buques a puertos británicos y exponerlos al hundimiento, los EE UU se vieran obligados a entrar en guerra del bando aliado.Es más, incluso después del desastre del Lusitania todavía sostuvo en el parlamento que "el tráfico mercante debía cuidarse solo". 

La tragedia 

En este contexto, el 6 de mayo, al aproximarse a Irlanda, el capitán Turner tuvo noticia por radio acerca de la actividad submarina en la zona por donde debía pasar (el canal de San Jorge[4]) para llegar a Liverpool, aunque sin apenas detalle. Así, el mensaje no mencionaba para nada que los alemanes - el propio U-20 - ya habían hundido tres barcos en aquellas mismas aguas. Sea como fuere, y aun con tal amenaza latente, no se ofreció ninguna escolta al trasatlántico. De hecho, el viejo crucero HMS Juno, la única embarcación de protección que iba a acompañar al Lusitania, fue retirada en el último momento por orden del Almirantazgo, justamente para protegerse de los ataques de los submarinos; asimismo, había algunos destructores o torpederos disponibles en puertos cercanos pero tampoco fueron movilizados. 

Llegados al fatídico día 7, el buque ya navegaba por el Mar Céltico (al sur de Irlanda) y aunque se recibió un nuevo mensaje sobre la presencia de submarinos en el área, Turner seguía sin tener ninguna advertencia concreta sobre cómo proceder ni tampoco conocía las recientes instrucciones de navegar en zig-zag. Así, con tierra ya a la vista, siguió un curso recto cercano a la costa irlandesa y a media velocidad —el Lusitania hizo casi todo el viaje a toda máquina (21 nudos) [5] pero pasó por el sur de Irlanda a 18 nudos— lo que facilitó la labor del submarino U-20, que resultó estar en el lugar y el momento justo, alrededor de la 1:20 de la tarde de ese día 7. 

En efecto, fue entonces cuando el U-20 avistó un gran transporte de pasajeros de cuatro chimeneas. El capitán Walter Schwieger ordenó inmersión y se preparó para la interceptación, sin haber identificado aún de qué barco se trataba. Schwieger hizo una observación cuando su objetivo estaba a unos 3 kilómetros y estimó que - dada la distancia y la velocidad de éste - no podría atacarlo a menos que cambiase de rumbo. Y justo en aquel instante, Turner ordenó que el Lusitania virara a estribor para seguir un rumbo paralelo a la costa, adentrándose así un poco hacia mar abierto, lo cual lo puso directamente en el camino del U-20, que maniobró en consecuencia para obtener una óptima posición de tiro. Así pues, hacia las 2 de la tarde, el submarino lanzó un torpedo del tipo G6 al Lusitania, al que alcanzó de pleno a la altura del puente, provocando una gran explosión. El torpedo, de hecho, fue visto por algún vigía y por algunos pasajeros, pero no hubo tiempo de reacción. 

Lo que es significativo, como luego veremos, es que según testimonios de los supervivientes, y a pesar de que sólo se había observado un torpedo, se notó una segunda explosión - más potente - unos 30 segundos después. 

En definitiva, el daño causado fue grande, y aunque el buque todavía iba a buena velocidad, se escoró notablemente a estribor y se fue hundiendo por la proa a pasos agigantados, lo cual dificultó mucho las tareas de abandono del barco. Se arriaron pocos botes[6] y muchas personas cayeron al mar y se ahogaron, bastantes de ellas porque ni siquiera se habían puesto correctamente el chaleco salvavidas. El hundimiento se produjo tan solo 18 minutos después del impacto, a unas 11 millas al sur del cabo de Kinshale. El desastre fue tan rápido e inesperado que perecieron casi 1.200 pasajeros y tripulantes, entre ellos 123 ciudadanos estadounidenses; sólo se salvaron 764 personas. Las víctimas fueron hombres, mujeres y niños de todas las clases sociales, incluyendo famosos personajes americanos como el millonario Alfred Vanderbilt o el empresario del espectáculo Charles Frohman. 

Seguramente se podrían haber salvado más vidas, pero el crucero Juno, que había zarpado del cercano puerto de Queenstown (actualmente, Cobh) para acudir al rescate, fue obligado a regresar por orden del Almirantazgo para no correr riesgos. Así, el rescate quedó en manos de barcos más pequeños y más lentos que tardaron unas tres horas en llegar al lugar del naufragio, mientras que el Juno hubiera podido llegar en poco más de una hora. El resultado fue una masacre más grande, con muchas muertes por agotamiento e hipotermia. 

Entretanto, Schwieger, tras haber alcanzado su objetivo, identificó al fin que se trataba del Lusitania, pero - viendo el gran desastre humanitario y que el barco se iba a hundir irremisiblemente - decidió no disparar un segundo torpedo. Con todo, poco después de hundir al gigante de la Cunard avistó un vapor al que no dudó en disparar un torpedo, que falló el blanco o no explotó, pese a las óptimas condiciones de tiro. Tras este fracaso, dejó pronto aquellas aguas y puso rumbo a su base. Los mandos alemanes felicitaron al capitán y a la tripulación del U-20 a su llegada y no ocultaron su júbilo por haber hundido un barco tan representativo para Gran Bretaña. En cuanto a las duras criticas internacionales recibidas, los alemanes justificaron su acción alegando que el buque seguía siendo un crucero auxiliar y que transportaba un cargamento de armas y municiones[7]. 

Consecuencias 

En el todo el Imperio británico - y se puede decir que en todo el mundo - se produjo una gran conmoción e indignación por la pérdida del trasatlántico y de tantas vidas. Como era de esperar, toda la prensa magnificó el suceso, destacándolo en grandes titulares y aportando todos los detalles, pero recalcando que el Lusitania había sido víctima "de dos torpedos", según la versión oficial. Las autoridades, vista la magnitud y el impacto social de la catástrofe, iniciaron las pesquisas para aclarar lo sucedido; de este modo, se abrió una investigación oficial a cargo de Lord Mersey. Lamentablemente, por encima de otras consideraciones, se desató la búsqueda de culpables, que fue a centrarse enseguida en la figura del capitán William Turner, que había sobrevivido al naufragio. Así, en vez de situar el desastre en el marco de una acción de guerra, se pretendió que Turner fuera el perfecto chivo expiatorio, acusándole de ser el único responsable del desastre. No obstante, tras las comparecencias del propio Turner, de tripulantes, pasajeros y algunos expertos, se exoneró al capitán de toda responsabilidad, atribuyendo todas las culpas al capitán del submarino, aunque obviando discretamente la pasividad del Almirantazgo británico, que precisamente había mostrado la máxima animosidad contra Turner. 

No obstante, ya entonces algunas voces empezaron a cuestionar en privado la actuación del Almirantazgo y en particular de Winston Churchill[8], que tal vez había tratado de desviar la atención en todo el asunto. Según los críticos, esta institución no había hecho todo lo posible para evitar tal catástrofe sino que, antes bien, la habría facilitado, sobre todo por el nulo apoyo de barcos de guerra cuando el Lusitania atravesó la zona de máximo peligro[9]. Años más tarde, incluso un oficial de Inteligencia británico, Patrick Beesly, afirmó que los datos disponibles no parecían apuntar a un cúmulo de errores y fatalidades, sino a una conspiración en toda regla:

«Como inglés y como amante de la Marina Real, preferiría atribuir ese fallo a la negligencia, incluso una burda negligencia, y no a una conspiración deliberada para poner en peligro el barco [...] pero sobre la base del volumen considerable de información que ahora tenemos disponible, me veo obligado, de mala gana, a establecer que, sopesándolo todo, la explicación más probable es que en realidad hubo un complot, aunque imperfecto, para poner en peligro al Lusitania con el fin de implicar a los Estados Unidos en la guerra.»[10]

© GoogleMientras tanto, al otro lado del Atlántico, la tragedia comportó una fuerte oleada de protestas populares, y si bien el presidente Woodrow Wilsonencajó el golpe y trató de mantener la calma con mensajes de repulsa y condena, la visión neutral americana empezó a desvanecerse. No hubo, es cierto, una llamada general a la guerra, pues amplios sectores sociales apoyaron al presidente y se sumaron a la contención, pero la política aislacionista americana quedó ya sentenciada. Lo que sorprende hasta cierto punto es que, pese al fuerte eco de la catástrofe, todavía durante muchos meses los alemanes siguieron hundiendo buques con pasajeros americanos o incluso barcos con bandera de EE UU sin que el presidente Wilson moviera un dedo. Hubo que esperar a un acontecimiento inesperado, la divulgación de un telegrama alemán dirigido al Gobierno de México a inicios de 1917[11], para empujar a los Estados Unidos a implicarse definitivamente en el conflicto europeo mediante una declaración de guerra en abril de ese mismo año. 

Análisis y conclusiones 

Si tratamos de plantear algunas reflexiones sobre lo acontecido, vemos sin mucho esfuerzo que existieron algunos elementos extraños que tienen difícil explicación en un escenario "normal" de guerra. En resumen, podemos observar dos grandes controversias: en primer lugar, ¿cómo se pudo producir una cadena de negligencias y fatalidades tan grande? Y en segundo lugar, ¿qué fue lo que realmente hundió al barco, considerando que un solo torpedo era "demasiado poco" para echar a pique un buque tan grande? 

En cuanto a la primera cuestión, algunos autores hablan de la acción del puro azar en ciertos puntos que condujeron al fortuito encuentro entre ambas naves, con casi todo a favor del submarino. Por ejemplo, el breve retraso en la partida del Lusitania, las óptimas condiciones meteorológicas en la zona del ataque[12], o el cambio de rumbo tomado en el último momento, que posibilitó que el U-20 alcanzara una inmejorable posición de tiro. Se puede argüir que la falta de zig-zag por parte del trasatlántico facilitó las cosas, pero de hecho Turner ya había realizado pequeños cambios de rumbo al llegar a Irlanda, los cuales podían interpretarse como un "sucedáneo" de zig-zag. De todos modos, tal maniobra dificulta el disparo de torpedos pero no lo impide del todo, como el propio Turner comprobó en sus carnes dos años más tarde[13]. Por otro lado, la decisión del capitán de navegar a 18 nudos tenía su lógica, pues si hubiera ido a la máxima velocidad posible hubiera llegado demasiado pronto a Liverpool y no hubiera podido entrar en el puerto hasta que no subiera la marea, lo cual le habría obligado a reducir la marcha o incluso detenerse, dándose así una situación peligrosa. 

Pero más allá de las coincidencias y fatalidades, está claro que el Almirantazgo británico conocía la notable actividad submarina alemana en sus aguas en aquellas fechas y muy en particular los movimientos del U-20. Además, por si quedaba alguna duda de la presencia del submarino enemigo, tuvieron lugar tres hundimientos poco antes de que el Lusitania llegara a la costa sur de Irlanda, una zona que el trasatlántico debía cruzar forzosamente. Y dados estos precedentes, incluida la advertencia alemana publicada en EE UU, es totalmente inexplicable cómo no se tomaron medidas más firmes y concretas para proteger un barco tan importante, a excepción de dos mensajes escuetos y sin ningún detalle ni instrucción precisa. Esta falta de atención contrasta significativamente con el viaje realizado en marzo por el propio Lusitania, en el cual sí se tomaron mayores medidas y precauciones. 

En fin, frente a las claras amenazas que eran ya bien conocidas por la Habitación 40, el Almirantazgo pudo haber indicado un determinado rumbo al Lusitania, o que tomara la mucho más segura ruta alternativa del norte, rodeando Irlanda y luego enfilando el Mar de Irlanda. Incluso le podía haber aconsejado que recalara en un puerto seguro hasta que el peligro se hubiese desvanecido. Pero sin duda lo más efectivo hubiera sido enviar al menos un par de destructores en cuanto el Lusitania llegara al Mar Céltico para acompañarlo hasta el final de ruta, y no había ninguna razón objetiva que impidiese tal escolta. Lo que sí es cierto es que determinadas informaciones o instrucciones entre la compañía Cunard y el Almirantazgo nunca fueron reveladas al público y tal vez ahí pudiéramos encontrar algunas pistas, bien sobre las negligencias cometidas, bien sobre una supuesta conspiración. 

En lo referente a la segunda cuestión, ni la opinión pública ni los responsables de la investigación de aquella época supieron nunca que en realidad el U-20 había lanzado un solo torpedo, como ya hemos apuntado. La información verídica[14] fue retenida por el Almirantazgo, que siguió ocultando la verdad y apoyando la versión oficial de los dos torpedos. Y aquí subyacen nuevas incógnitas porque un solo torpedo parecía muy poco para hundir un buque de tales proporciones, y además tan rápidamente. Si el Titanic sufrió una enorme grieta en su casco bajo la línea de flotación y tardó horas en hundirse, ¿cómo es posible que el Lusitania se fuera a pique en sólo 18 minutos por el boquete de un torpedo? La experiencia dice que los torpedeamientos a barcos grandes solían requerir de dos a tres torpedos. Como muestra, en 1916 el propio Schwieger precisó de tres torpedos para despachar al transporte de tropas Cymric (de "sólo" 12.500 toneladas), y aún así estuvo a flote más de un día[15]. 

Todo ello se ha relacionado con la carga de municiones que portaba el Lusitania, punto que ya fue desvelado por los alemanes. Así, tras la explosión del torpedo, se habría producido una reacción en cadena con el estallido de la munición almacenada en la santabárbara. De alguna manera, esto habría multiplicado el daño en la proa y habría acelerado mucho el hundimiento del barco. Sin embargo, la investigación submarina realizada en los años 90 por el famoso explorador submarino Robert Ballard no descubrió ningún rastro de daños importantes en la zona de la santabárbara, y además los expertos se reafirman en que la munición transportada (balas y metralla) no hubiera podido explotar por acción del torpedo. En consecuencia, como alternativa, se llegó a hablar de una carga secreta de explosivos, pero a día de hoy no se tiene prueba alguna de la existencia de tal cargamento, y dado que el barco reposa sobre el fondo en su costado de estribor (donde impactó el torpedo) se hace complicado implementar una investigación detallada[16]. 

Ahora bien, como los testimonios incidían mucho en la segunda explosión, se han barajado otras hipótesis. Por ejemplo, Ballard se inclinaba por la hipótesis basada en el polvo de carbón. Según este escenario, los depósitos laterales de carbón ya estarían casi vacíos a esas alturas de viaje y la nube de polvo acumulado habría estallado por la influencia del impacto del torpedo. Luego, esos depósitos se habrían inundado rápidamente, causando la fuerte escora a estribor y el posterior hundimiento. No obstante, el autor Erik Larson, desestima esta propuesta, así como la de la munición, y cree que segunda explosión se debió a la rotura de una tubería de vapor, al producirse un fuerte choque térmico, dado el contraste de temperatura entre las frías aguas oceánicas y la sala de calderas n.º 1. 

© GooglePor otro lado, el proceder del capitán alemán en el ataque también resulta un poco extraño, por decir poco. Téngase en cuenta que en aquella época los torpedos alemanes tenían una alta tasa de fallo (hasta del 60%), lo que salvó al último vapor atacado en esa patrulla. Lo lógico por parte de Schwieger hubiera sido disparar dos o tres torpedos para asegurar el hundimiento del Lusitania - o al menos para causarle un gran daño - visto el tamaño del objetivo y la baja fiabilidad de los torpedos. Schwieger, al menos, podía haber disparado otro al mismo tiempo y no lo hizo[17]. ¿Tan seguro estaba del resultado? En efecto, no hubo mala suerte con el torpedo dirigido al Lusitania y sí muy buena suerte al dar en un punto crítico, con la paradoja añadida de que Schwieger había calculado mal la velocidad de su objetivo, y aun así acertó, si bien el torpedo no impactó a donde él había apuntado, hacia el centro del buque. Por tanto, aparentemente, fue un golpe de tremenda fortuna "ayudado" por una explosión interior, del tipo que fuere. 

Como conclusión final, podemos decir que la visión conspiracionista tiene sólidos argumentos a su favor, con una innegable sombra de manipulación por parte del gobierno británico para forzar la entrada de los EE UU en la guerra mediante el hundimiento del Lusitania como "casus belli". 

De hecho, si tal era el plan, funcionó bien, pero no del todo, pues pese a la reacción popular de repulsa, el gobierno americano se mantuvo firme en su alejamiento de la guerra. Así pues, la razón exacta por la cual la intervención de los EE UU se demoró hasta dos años después del desastre del Lusitania quizá nunca la sepamos, e incluso podríamos decir que constituye todo un enigma histórico el hecho de haber fomentado un estado de opinión pública tan hostil hacia Alemania y no haberlo aprovechado hasta pasados dos años, cuando un incidente relativamente menor (el telegrama sin ton ni son dirigido al gobierno de México) sirvió de justificación para la declaración de guerra. 
Y como colofón y "coup de théâtre", como dicen los franceses, nos quedaría el más increíble de los escenarios que justificaría el hundimiento del Lusitania, con la más perfecta conjunción de todos los elementos y países en liza. ¿Se lo imaginan?

[1] Realmente, el Titanic y su gemelo Olympic fueron un poco posteriores y se inspiraron en los grandes buques de la Cunard, aunque con algunas diferencias. 

[2] De hecho, el Almirantazgo los dio de alta como tales al comienzo de la guerra, pero por varias razones se desestimó al Lusitania para su uso militar. Empero, el Mauretania, al igual que otros grandes navíos semejantes, sí fue empleado como transporte de tropas o barco-hospital. 

[3] El texto completo era el siguiente: "AVISO. Se recuerda a los PASAJEROS que vayan a embarcar en una travesía atlántica que existe un estado de guerra entre Alemania y sus aliados y Gran Bretaña y sus aliados; que la zona de guerra incluye las aguas adyacentes a las Islas Británicas; que, de acuerdo a la declaración emitida por el Gobierno Imperial alemán, los barcos que ondeen el pabellón de Gran Bretaña o de cualquiera de sus aliados, son susceptibles de ser destruidos en esas aguas y que los viajeros que naveguen por la zona de guerra en barcos de la Gran Bretaña lo hacen bajo su propia responsabilidad." Embajada Imperial alemana. Washington, 22 de abril de 1915. 

[4] Se trata del canal marino comprendido entre la costa de Irlanda y la de Gales. 

[5] Durante esa travesía, y por una política de ahorro de costes, la compañía Cunard obligó a dejar inactiva una de las turbinas, con lo que la velocidad máxima era en realidad de 21 nudos en vez de 25. 

[6] En este aspecto no sirvió de mucho que, a diferencia del Titanic, el Lusitania sí tuviera botes para todos los pasajeros en caso de emergencia. 

[7] El gobierno británico lo negó durante mucho tiempo, pero finalmente tuvo que reconocerlo. Además, las exploraciones submarinas de los años 90 detectaron restos de dicha munición. 

[8] Cabe reseñar que en los días en que sucedieron los acontecimientos Churchill se encontraba en visita oficial a Francia y no consta que se implicara personalmente en los hechos, ni siquiera a distancia. 

[9] Quizá no por casualidad, semanas más tarde los máximos responsables del Almirantazgo, Churchill y Lord Fisher, ya habían sido relevados en sus puestos. 

[10] LARSON, E. Lusitania. Ariel. Barcelona, 2015. p. 384 

[11] Curiosamente, fueron los servicios secretos británicos - y no los americanos - los que interceptaron el telegrama codificado y lo descifraron. Luego lo pasaron al gobierno americano, que a su vez lo filtró a la prensa en el momento adecuado. El telegrama parecía demasiado bueno para ser cierto, pero para estupor de muchos el propio remitente - el ministro alemán de Exteriores Arthur Zimmerman - lo confirmó como verdadero semanas más tarde. 
[12] En buena parte de su ruta final, el U-20 se había encontrado con espesos bancos de niebla, e incluso ese mismo día acababa de superar otra zona de niebla en que la baja visibilidad impedía cualquier ataque. 

[13] En 1917, cuando Turner estaba al mando de otro barco en el Mediterráneo, fue víctima de los torpedos de un submarino a pesar de estar navegando en zig-zag. Turner fue el último en abandonar la nave y nuevamente salió vivo del desastre, pero ya no volvió al servicio activo hasta su retiro. 

[14] De nuevo fue la Habitación 40 la que obtuvo esta valiosa información, al haber interceptado un mensaje del U-20 a su regreso a Alemania en el que se hablaba explícitamente de un solo torpedo para el Lusitania. 

[15] Casualmente, el hundimiento tuvo lugar casi justo un año más tarde (el 8 de mayo de 1916), también en aguas del sur de Irlanda. En esta ocasión, sin embargo, sólo se perdieron cinco vidas. 

[16] A este respecto, hay que decir que a lo largo de los años las autoridades británicas siempre pusieron los máximos obstáculos para que se explorara el pecio del buque, situado a 90 metros de profundidad, que incluso fue utilizado como blanco para torpedos y cargas de profundidad. Cuando el pecio pudo ser explorado en buenas condiciones, en la década de 1990, ya estaba en bastante mal estado. 

[17] Los submarinos alemanes de esa época sólo tenían dos tubos lanzatorpedos a proa y otros dos a popa. De todas formas, al U-20 aún le quedaban torpedos de reserva para una recarga.

Comentario: 

Xavier Bartlett
jue, 01 oct 2015 06:53 UTC

https://es.sott.net/article/49731-Historia-de-una-conspiracion-el-hundimiento-del-Lusitania

Energía telúrica y geometría sagrada (documental)


Una mujer duerme bajo un árbol del parque de O Castro tras ser operada en el hospital

Amalia Martínez fue desahuciada y lleva un año en la calle. Esta semana fue al albergue a pedir una habitación.

La viguesa Amalia Martínez, de 41 años, fue desahuciada hace un año de un piso de Sanjurjo Badía, la Federación Vecinal la apoyó en agosto pero, a día de hoy, sigue viviendo en la calle con su pareja. A principios de esta semana fue operada para retirarle una placa de su muñeca lesionada pero, al salir del hospital, no halló camas libres en el albergue para ella y su novio y durmieron bajo un abeto en el monte de O Castro. «Salí de Povisa con dolor, que luego fue más fuerte y hoy, en O Castro, me levanté fatal, con los ojos hinchados y mi pareja se asustó», relata.

En el 2015 la atropelló un coche y le pusieron placas en brazos y piernas. La clavícula quedó rota. «Aún estoy esperando que me indemnicen», dice. Su mano se infectó y necesitó una segunda operación para retirarle la placa porque «me hacía daño, los médicos me dijeron que a los bichos les gusta el metal».

Tras despertarse al raso en O Castro, se sentó ante la puerta del albergue municipal de Marqués de Valterra para solicitar que le concedan una habitación donde pernoctar por razones de salud y que la ayuden con el papeleo de obtener ayudas sociales.

Martínez relata que trabajó «toda la vida» como limpiadora de Linorsa e hizo un curso de cocinera pero ahora vive en la calle. Ser mujer en Vigo es una desventaja añadida para dormir en Vigo por falta de sitios idóneos. Por un lado, se ha cerrado el dormitorio femenino de la residencia de los Hermanos Misioneros de Teis por ejecución de obras. «Podían haber empezado en verano y no ahora que hace frío», dice. El otoño templado ayudó: «Durante meses he llevado el saco de dormir al Castro», dice.

Otro problema para las indigentes es que, según dice, un albergue particular de la calle Toledo tolera que hombres y mujeres duerman en colchones contiguos en el suelo, separados por una silla. «No son condiciones», dice.

El refugio municipal tampoco permite pernoctas de más de diez días seguidos, en horario de 20.00 a 8.30 horas. El resto de la jornada está cerrado. «Es increíble que el albergue no tenga una salita de juegos o una televisión para que la gente pueda estar dentro por el día sin pasar la barbaridad de frío que hace fuera. Muchos están en desintoxicación pero es difícil salir si estás en la calle; con un refugio abierto todo el día lo lograrían», afirma.

Teme que el albergue municipal, que pasará a Cruz Roja, elimine la cama cero, esas plazas libres que se adjudican a indigentes que agotaron su estancia y hacen cola por las vacantes. «El otro día quedaron tres chavales fuera. Si nos quitan la cama cero, será terrible», lamenta.

Por E. V. Pita
http://kaosenlared.net/marcaespana-una-mujer-duerme-bajo-un-arbol-del-parque-de-o-castro-tras-ser-operada-en-el-hospital/

2057 el año que se envió un mensaje del futuro.


Los Dogones y la Estrella de Sirio

Como los dogones (grupo étnico que vive en la región central de Malí) otros pueblos vecinos como los Bambara, los Bozo de Segu y los Miniaka de Kutiala comparten desde tiempos inmemoriales idénticos conocimientos sobre Sirio, en torno a cuyo sistema gira buena parte de la vida ritual de estas gentes.

Cada cincuenta años, por ejemplo, y cumpliendo estrictamente con el “ciclo u orbita de Sirio B alrededor de Sirio A”, estas tribus celebran sus ritos de renovación a los que llaman Fiestas Sigui, en honor a Sigui Tolo que es como conocen a Sirio A. Elaboran complejas máscaras de madera para celebrar la entrada del nuevo ciclo, que después almacenan en un lugar sagrado y donde los arqueólogos han podido encontrar piezas que datan, al menos, del siglo XV. Ahora bien, ¿de donde obtuvieron los dogones en época tan remota sus precisos conocimientos astronómicos?.Marcel Grialue

Griaule y Dieterlen prefirieron limitarse a describir aquello que les fue transmitido por los hogon, o jefes de cada pueblo iniciados en el secreto de Sirio, sin hacer una valoración de sus hallazgos. Pero en 1970, Griaule publicó un libro que tituló ‘Génesis Negro‘, algunas de las notas que su padre Marcel no se atrevió a dar a la luz. En ellas se describía como los dogones creían en un dios hacedor del Universo al que llaman Amma, que mandó a nuestro planeta a un dios menor, al que conocen como Nommo, para que sembrara la vida aquí.

Nommo descendió a la Tierra y trajo semillas de plantas (describe una de las tradiciones recogidas por Griaule de boca de un hogon, llamado Ogotemmeli), que ya habían crecido en campos celestes. Después de crear la Tierra, las plantas y los animales, Nommo creó a la primera pareja de humanos, de los que más tarde surgirían ocho ancestros humanos que vivieron hasta edades increíbles. De Nommo, los dogones dicen también que era una criatura anfibia (probablemente muy parecida al dios babilónico Oannes), y que regresó al cielo en un arca roja como el fuego después de cumplir con su tarea.

En 1976 Robert K.C. Temple, un lingüista norteamericano miembro de la Royal Astronomical Society británica y afincado en Londres, publicó un osado libro que tituló ‘El Misterio de Sirio’, en el que aventuró que Nommo fue un extraterrestre que dejó en la Tierra, hace entre siete y diez mil años, toda clase de pistas sobre su origen estelar: “Cualquier otra interpretación de las citadas pruebas no tendría sentido” concluyó Temple. Y quizás no le faltase razón, pues sus argumentos, lejos de haber sido refutados con el tiempo, se ven reforzados por descubrimientos como el de Sirio C que ya anunció en su obra hace casi veinte años.

Pero el conocimiento del sistema triple de Sirio no fue patrimonio exclusivo de los dogones y de los pueblos vecinos, lo cual nos obliga a abrir aún más el radio de esa supuesta influencia extraterrestre en el pasado. Los antiguos egipcios, por ejemplo, mostraban una gran veneración hacia la estrella del Perro o Sirio, que se encuentra en la constelación del Can Mayor. Fue sir Norman Lockyer, astrónomo británico fundador de la revista Nature, el primero en darse cuenta de que muchos templos egipcios estaban alineados hacia Sirio, cuya aparición y desaparición en los cielos sirvió como base a uno de los dos calendarios usados en Egipto.


El primero de ellos era de uso popular y de escasa complejidad matemática estableciendo la duración del año en 365 días exactos, pero el basado en Sirio además de servir para fechar cuestiones sagradas y dinásticas, se fundamentaba en observaciones astronómicas extraordinariamente precisas y establecía la duración del año en 365,25 días. Se comprobó, por ejemplo, como muchos de los templos egipcios, orientados hacia el sol naciente (lo que dio pie a que los arqueólogos especulasen con la existencia de una religión solar), estaban flanqueados por dos obeliscos que, ubicados en un lugar previamente determinado, servían a los sacerdotes para ver sobre la línea del horizonte por donde salía el sol a lo largo del año, pudiendo marcar así el inicio de los solsticios de verano e invierno.

Aquel control del Sol sirvió a los egipcios para comprobar que había un día en el que Sirio y el Sol salían por el mismo punto. Comprobaron igualmente que cada cuatro años Sirio se retrasaba un día en acudir a su cita, lo que originó el ciclo de Sirio o sóthico en honor de la diosa Isis o Sothis que se cumplía cada 1460 años, es decir, pasado ese periodo de tiempo el calendario sóthico y el vulgar volvían a coincidir al inicio del año nuevo (1460 años X 0,25 días de error = 365 días). Este calendario sóthico ha permitido fechar con precisión acontecimientos que sucedieron 43 siglos antes de Cristo, lo cual demuestra que hace ya más de cuatro mil años los egipcios conocían estos ciclos.

¿Cuándo hicieron sus observaciones de Sirio para establecer su calendario? ¿Acaso fue este un conocimiento llegado por los mismos dioses de los dogones y una nueva pista sobre su origen? La identificación de Sirio con la diosa Isis (la Señora de los Dos Fuegos), refiriéndose a sus dos estrellas más grandes( A y B) fue confirmada hace ya varias décadas por los estudiosos Otto Neugebauer y Richard Parker,pero nunca supieron interpretar fue el por qué‚ en la iconografía egipcia Isis iba a menudo acompañada de las diosas Anukis y Satis, que ahora, desde luego, pueden entenderse como Sirio B y Sirio C.

Otra clave simbólica puede tener que ver con Osiris, mitológicamente hermano y compañero de Isis y encarnación de la Tierra, cuyo nombre en jeroglífico es representado frecuentemente como un ojo sobre o bajo un trono, lo que podría dar lugar a pensar en la rotación de nuestro planeta (y por consiguiente de todo el sistema solar) en torno a Sirio. No en vano Kant definió a Sirio como “el Sol de nuestro Sol”, hipótesis que llevó a muchos astrónomos decimonónicos a establecer la distancia entre Sirio y nosotros como “unidad astronómica”. Y lo chocante es que los dogones conocían a Sirio A también como la “estrella sentada”…

Por Veritas Boss -10 octubre, 2016
http://www.veritasboss.com/dogones-estrella-sirio/

WhatsApp dejará de funcionar en millones de teléfonos móviles

La compañía ha aconsejado a quienes tengan un teléfono viejo que compren uno nuevo antes del final de 2016.

foto ilustrativa globallookpress.com

La aplicación de mensajería instantánea WhatsApp dejará de funcionar en dispositivos viejos, incluido el iPhone 3GS, a finales de este año, informa 'The Independent'. El servicio, que pertenece a Facebook, ya no estará disponible en sistemas operativos 'viejos' como Windows Phone 7, Android 2.1 y Android 2.2.

WhatsApp anunció el cambio a principios de año, pero especificó que se pondría en práctica a finales de 2016, por lo que quedan pocos días antes de que esto suceda, apunta el medio.

Sin embrago, la compañía decidió prolongar la disponibilidad del servicio en los teléfonos BlackBerry hasta finales de junio de 2017, tras recibir mucha presión por parte de usuarios. De todos modos, el año que viene todos los teléfonos BlackBerry perderán el servicio de WhatsApp, incluso modelos relativamente nuevos como el BlackBerry 10.

La compañía indicó que entiende que los viejos dispositivos "no ofrecen el tipo de capacidades necesarias para ampliar las funciones de nuestra aplicación" y que la decisión se debe a su estrategia de enfocarse "en plataformas de móviles que usa la gran mayoría de la gente".

En ese sentido, la compañía aconsejó a quienes tengan un teléfono viejo que compren uno nuevo antes de fin de año.

Publicado: 3 dic 2016 17:25 GMT | Última actualización: 4 dic 2016 07:31 GMT
https://actualidad.rt.com/viral/225204-viejo-modelo-telefono-pronto-usar-whatsapp


Un murmullo de estorninos: ¿ Una parvada de millones o un solo organismo ?

¿SUPERORGANISMOS QUE EMERGEN DE LA COMPLEJIDAD DE LA INFORMACIÓN INTEGRADA?

Resultado de imagen de estorninos:

Este video muestra el vuelo milimétricamente coordinado de miles de estorninos, algo sumamente hermoso aunque por momentos aterrador: se les llama "sol negro", un sol dinámico que echa vuelo en el crepúsculo. Fue captado por Jan van IJken en Holanda y se conoce como un murmullo, algo que puede apreciarse claramente el video.

El vuelo coordinado de estas ave,s que parecen formar una ave gigante como el mítico Pájaro Simurg, ha generado especulación sobre lo puede considerarse un superorganismo. Un organismo emerge de componentes más pequeños unidos por una función colectiva, pero aún así los límites no están claramente establecidos. Por ejemplo, nosotros estamos compuestos de miles de millones de células individuales cada una de ellas compuestas por partes inidviduales. La gran mayoría de estas células en realidad no son humanas sino son bacterias que coexisten en nuestro interior y realizan funciones importantes para nuestro organismo. Incluso, las mitocondrías de nuestras células parecen haber sido bacterias que fueron integradas a otras células, en lo que se conoce como endosimbiosis. Podemos considerar nuestra piel el límite, pero nuestra piel es permeable a millones de microorganismos que se integran a nuestro superorganismo. 

Se ha sugerido la existencia de superorganismos, como puede ser la Tierra misma (teoría de Gaia), o algunos sistemas meteorológicos en particular, o grandes colecciones de individuos que tienen una integración de información compartida, como puede ser un bosque o un arrecife de coral. Así podemos jugar con la idea de que es posible tener organismos emergentes, especialmente si tomamos la idea de que la conciencia surge como resultado de la complejidad e interconexión de un sistema. Tal vez podríamos argumentar que estas parvadas de estorninos son en realidad un volátil superorganismo, que surge y desaparece.








http://pijamasurf.com/2016/12/un_murmullo_de_estorninos_una_parvada_de_millones_o_un_solo_organismo/




La mujer del fiscal jefe de Murcia fue la letrada del PSOE que denunció al presidente y luego su marido lo imputó

Pedro Antonio Sánchez. (Foto: EFE)

05/12/2016 02:39

Marido (fiscal jefe de Murcia) y mujer (abogada del PSOE) han jugado un papel fundamental en las acusaciones que pueden llevar al banquillo al presidente de laRegión de Murcia, el popular Pedro Antonio Sánchez.

Atendiendo a los informes de la Fiscalía, la titular del Juzgado de Instrucción número 1 de Lorca pidió la semana pasada al Tribunal Superior de Justicia de Murcia (TSJM) que investigue al presidente Pedro Antonio Sánchez por cuatro presuntos delitos en el llamado caso Auditorio.

El PSOE inició su ofensiva contra el político popular en 2005, cuando Pedro Antonio Sánchez era alcalde de Puerto Lumbreras, con varias querellas contra decisiones administrativas y urbanísticas de su Ayuntamiento. La responsable de dirigir estas acciones judiciales en representación de los socialistas fue la abogada Amparo Hornillos, esposa del fiscal jefe de Murcia, Manuel López Bernal.

No obstante, para evitar un conflicto de intereses Hornillos se retiró de estas causasy cedió la representación del PSOE a otro letrado, pocas semanas antes de que su marido tomara posesión del cargo de fiscal jefe.
Cuatro delitos en el ‘caso Auditorio’

Así ocurrió, por ejemplo, con la demanda que los socialistas presentaron contra la Consejería de Hacienda de Murcia por supuestas irregularidades en una cesión de unos terrenos para la construcción de un parking. Hornillos se retiró de esta causa poco antes de que su marido abriera diligencias informativas.

En el llamado caso Auditorio, a raíz de una denuncia del PSOE la Fiscalía Superior de Murcia abrió una investigación contra Pedro Antonio Sánchez. En sus conclusiones, acusa al político popular de cuatro presuntos delitos: fraude contra la Administración pública, prevaricación continuada, falsedad en documento oficial y malversación de caudales públicos.

El fiscal jefe de Murcia, Manuel López Bernal (a la derecha), junto al secretario general del PSOE Rafael González Tovar (segundo por la izquierda). En el centro, la socialista Rosa Peñalver, actual presidenta de la Asamblea de Murcia.

En su informe dirigido al Juzgado, el fiscal de Delitos Urbanísticos de la Comunidad murciana, José Luis Díaz Manzanera, pide que sean investigados también en esta pieza la que en entonces era secretaria accidental del ayuntamiento de Puerto Lumbreras, Caridad García; la interventora Francisca Romera, el arquitecto Martín Lejárraga; el letrado asesor del Consistorio, Ricardo Fernández, y los integrantes de la junta de gobierno local que aprobaron el proyecto del auditorio.


La construcción de este centro cultural fue posible gracias a una subvención de 6 millones de euros otorgada por el Gobierno regional de Murcia. El actual presidente del Ejecutivo autonómico, Pedro Antonio Sánchez, ha recalcado que la subvención se invirtió “al cien por cien” en esta infraestructura, “se pagó y está justificada”, tal y como “acreditan absolutamente todas las certificaciones, informes y documentos”.
https://okdiario.com/investigacion/2016/12/05/mujer-del-fiscal-jefe-murcia-dirigio-acusacion-del-psoe-contra-presidente-region-577208

La historia de Cai Lun: el eunuco de la corte imperial china inventor del papel



Antes de la invención del papel, piedras, hojas, cortezas, pieles de animales, huesos y tejidos fueron usados como material de soporte para la escritura. Unos materiales que no eran los ideales debido a sus diversas limitaciones. Fue precisamente la aparición y el uso del papel lo que permitió a China desarrollar su ancestral civilización. El papel, un material que se atribuye a un inventor conocido en la antigua China como Cai Lun.

Cai Lun (50 d. C - 121 d. C), el gran inventor del papel, nació en China durante el período gobernado por la dinastía Han Oriental (25 d. C. - 220 d. C.). A la edad de 15 años fue enviado a la corte del emperador para servir como eunuco, donde fue ascendido varias veces debido a su diligencia, ingenio y eficacia. Durante sus más de 40 años en la corte, sirvió a cinco emperadores, incluyendo al Emperador Ming , convirtiéndose en el favorito de varios emperadores y reinas hasta que le fue conferido el título de duque.

Durante su servicio, estuvo a cargo de la fabricación de diferentes instrumentos y armas para la familia real y, por lo tanto, se hallaba muy interesado en los últimos avances tecnológicos. Pronto se convirtió en un experto en procesos de fabricación. La calidad de las espadas y de los diversos equipos producidos bajo su dirección fue excepcionalmente alta.

Tablilla sumeria con escritura cuneiforme, uno de los múltiples métodos de escritura de la antigüedad. ( Biblioteca del Congreso de los Estados Unidos de América )

Antes de la dinastía Han Oriental, en la antigua China, los textos se escribían sobre materiales como maderas, bambúes o sábanas de seda. Pero la seda era muy costosa y los bambúes demasiado pesados, por lo que los estudiosos se sentían muy incómodos trabajando con estos materiales. Entonces comenzó la aparición del conocido como papel de cáñamo, pero su proceso de fabricación era muy elemental, haciendo gala de una tecnología muy básica. Todo ello motivó que los papeles de cáñamo fuesen muy escasos.

Un día, Cai Lun indicó a algunos trabajadores que usasen corteza de árboles, cáñamos, trapos de tela y retazos de redes de pesca como materia prima para hacer papel. Dichas materias primas eran trituradas y luego sumergidas en agua durante mucho tiempo, lo que convertía aquella extraña mezcla en una pasta que, posteriormente, calentaban y extendían formando muy finas láminas. Tras su secado al sol, las delgadísimas láminas se transformaban en hojas de papel, aptas para escribir sobre ellas.

En el año 105 d. C., Cai Lun presentó al emperador su primer papel. El emperador se sintió muy complacido y emitió un edicto imperial ordenando que el papel y el proceso de su fabricación fueran adoptados de forma general en toda China. A consecuencia de esta medida, la civilización China se desarrolló rápidamente a través de la literatura.

Imagen de una xilografía de la dinastía Ming en la que se observan las cinco etapas principales del proceso tradicional chino de fabricación del papel, tal y como lo describió Cai Lun en el año 105 d. C. ( Public Domain )

En el siglo VIII, China comenzó a exportar papel a otros países de Asia, pero no hizo lo mismo con su técnica de fabricación, que mantuvo estrictamente en secreto durante siglos. Sin embargo, en el año 751 d. C., durante los conflictos que surgieron entre el imperio árabe y el imperio de ladinastía Tang , fueron capturados por los árabes varios obreros chinos que trabajaban en fábricas de papel, lo que provocó que en un breve espacio de tiempo la industria del papel fuera desarrollada en Bagdad, extendiéndose de modo gradual por todo el mundo árabe.

Más tarde, partiendo del mundo árabe, la tecnología de fabricación del papel se extendió por toda Europa y América del Norte. 

De acuerdo con los datos históricos que se conservan, Europa construyó el primer molino de papel 1.000 años después de que Cai Lun inventase dicho material y, aunque la industria de fabricación del papel ha evolucionado mucho en los tiempos modernos, aún emplea el proceso de elaboración básico inventado por Cai Lun.

Sin duda alguna, la técnica de fabricación del papel de Cai Lun fue una importantísima innovación histórica que facilitó en gran medida el intercambio de ideas entre culturas, y que mantuvo una influencia esencial en el progreso y desarrollo de la civilización humana.

Retrato de Cai Lun, el genial inventor del papel ( La Gran Época/Jade )

Imagen de portada: Busto de Cai Lun en el Museo Nacional de China, Pekín. (Caidiyun/ CC BY-SA 3.0 )



5 DICIEMBRE, 2016 - 15:24 ANCIENT-ORIGINS
Autor: David Wu - La Gran Época

Científicos: «Los extraterrestres que nos visitan tienen una actitud neutral-benevolente hacia nuestra especie».

En un artículo publicado hace varios años en el Journal of the British Interplanetary Society (JBIS), cuatro científicos desafían la presunción académica dominante que dice que si hay civilizaciones extraterrestres allí afuera, están muy lejos y/o son incapaces de desplazarse por las amplias distancias siderales. En su lugar, argumentan que existe evidencia suficiente para concluir que hemos sido visitados por seres de otros mundos que, de acuerdo a lo investigado en la amplia causística del fenómeno, tienen una actitud neutral-benevolente hacia civilizaciones en desarrollo como la nuestra y no representan una amenaza o peligro como algunos astrofísicos célebres han declarado en tiempos más recientes.

Los autores del trabajo intitulado «Inflation-Theory Implications for Extraterrestrial Visitation» son: James W. Deardorff, Hal Puthoff, Bruce Maccabee, y Bernard Haisch. En esta ocasión nos limitaremos a reproducir y resumir la sección del mismo que habla sobre la estrategia de contacto que tendrían los extraterrestres para con nuestra especie. Al final, y para ampliar lo aquí leído, podrán descargar el artículo completo en formato PDF (en idioma original y traducido al español).

Los extraterrestres que nos visitan controlan el nivel de contacto con civilizaciones primitivas y no viceversa

Si uno acepta que al menos algunos de los avistamientos inexplicados [de ovnis] son manifestaciones de una inteligencia extraterrestre, entonces se puede llegar a deducir que en las décadas pasadas buena parte del comportamiento manifestado por los visitantes puede ser visto como algo racional.

El tema del comportamiento extraterrestre ha recibido considerable discusión en conexión con el SETI en las pasadas tres décadas. Este proyecto de búsqueda de señales de otras civilizaciones en el universo ha procedido con la suposición de que la Paradoja de Fermi (la aparente contradicción que hay entre las estimaciones que afirman que hay una alta probabilidad de que existan otras civilizaciones inteligentes en el universo observable, y la ausencia de evidencia de dichas civilizaciones) ha de ser resuelta a través de una búsqueda avanzada y continua de señales electromagnéticas en los cielos, indicativas de comunicaciones extraterrestres. Se han propuesto muchas razones para la falta de éxito hasta la fecha.

Desde 1970, los partidarios de la presencia oculta de extraterrestres en nuestra vecindad también han ido mejorando sus hipótesis y escenarios. Ellos rechazan por improbable la suposición de que los extraterrestres del lejano espacio estén dominados por los más malignos y agresivos de su especie —una suposición cuyas consecuencias serían que nosotros no estaríamos existiendo como una civilización con un desarrollo libre dentro de una galaxia completamente desarrollada y/o explorada—. En vez de ello, los optimistas del contacto presumen que muchos grupos ET son al menos tan éticos como lo somos nosotros, aun cuando prefieren atender su propia seguridad.

La motivación para el viaje al espacio por parte de los ET podría ser incrementar su conocimiento a través de la exploración, en vez de colonizar y buscar la dominación. De esta manera, se han propuesto hipótesis para explicar por qué los extraterrestres, a pesar de estar al tanto de nuestra existencia, aún no nos habrían contactado abiertamente. Entre estas hipótesis figuran la hipótesis del zoológico, la de la guardería, y la de la cuarentena o del embargo. Muchas de ellas postulan que los alienígenas involucrados han explorado frecuentemente la Tierra en forma semi-encubierta y han descubierto que nosotros o bien no somos lo suficientemente maduros para un contacto abierto, o que no estamos preparados, dado que cualquier contacto abrupto y abierto podría causar un caos social y derrumbes de gobiernos. También ha sido postulado que la interferencia ET con nuestra sociedad traería un prematuro final a nuestro desarrollo continuo si el contacto ocurriera antes de que nuestro conocimiento alcanzara un punto en que pudiéramos entender dónde se pudieron originar los extraterrestres y cuán avanzados por sobre nosotros podrían estar.

Diferentes tipos de humanoides reportados en encuentros cercanos del 3er y 4to tipo sucedidos en las últimas décadas.

Sin embargo, una seria inconsistencia de este razonamiento es que el mantenimiento de un encubrimiento total de los ET en la Tierra y en el sistema solar llevaría de todas formas a un caos cuando el embargo o encubrimiento fuera levantado, a menos que los ET llevarán a cabo una apertura gradual —un embargo con fugas—. A pesar de que la hipótesis del zoológico o del embargo pueden ser inverificables, la hipótesis del embargo con fugas puede ser verificable si se toma en consideración la evidencia ovni. Mucha de esta evidencia parece constituir justamente una especie de fuga en el embargo: Un programa educacional retoño, en la forma del fenómeno, el cual ha estado en operación desde 1947, si no es que antes.

Muchos avistamientos han sido de naturaleza destinada a atraer la atención al aparato volador y dejar a grupos aislados de testigos saber que sus ocupantes están pendientes de nosotros. Una categoría clave de tales casos involucra reportes donde personas dentro de un vehículo en movimiento son testigos de un objeto que les marca el paso, incluso a pesar de que sus automóviles o aviones hacen giros que descartan el avistamiento de un objeto astronómico o cualquier otro objeto ordinario como una explicación. De manera similar, en un número de casos de aviones, el objeto desconocido, el cual ha estado marcando el paso del avión o bien se ha presentado ante él, ha sido detectado por radar y visualmente. La extraordinaria aparición de los objetos, maniobrabilidad y frecuentemente coincidente interferencia con el sistema eléctrico del vehículo, adicionalmente las explicaciones mundanas.

Un avistamiento ovni ocurrido en 1978 en Nueva Zelanda, incluyó la grabación en filme y cinta, además de detecciones a ojo desnudo y por radar. A esto se suman los reportes de 8 testigos involucrados. El análisis de la información indica que lo detectado por el radar eran objetos desconocidos que emitían luz brillante y se movían en respuesta a los movimientos del avión que llevaba a los testigos. Los avistamientos han desafiado todas las explicaciones mundanas.

A pesar de que existen avistamientos individuales, localizados y usualmente breves que pueden haber dado suficiente evidencia como para ser convincentes a los observadores y a los analistas de avistamientos, el hecho es que desde los famosos avistamientos reportados de 1947, ningún evento ha persistido en un lugar prominente la suficiente cantidad de horas, o demostrado sus habilidades a suficientes testigos a la vez, como para que los medios de prensa se congreguen y lo publiciten al mundo. Tampoco han dejado la suficiente evidencia para ser convincentes para muchos científicos. Sospechamos que este cuidadoso comportamiento no puede ser accidental.

«Los casos individuales de encuentros cercanos y otros avistamientos pueden ser muy intrusivos y abiertos. Sin embargo, desde el punto de vista de la comunidad científica y la sociedad como un todo, este no es el caso».

El proponer un cierto nivel de ética no es nuevo; fue sugerido en 1981 que los ET avanzados podrían regirse por un código galáctico que les exigiría tratar a las civilizaciones emergentes con delicadeza. Tal norma de comportamiento es consistente con la realidad del fenómeno ovni, y con el hecho de que ni en los pasados 70 años, ni en el pasado milenio, hayamos sido colonizados, conquistados o exterminados, ni que la sociedad haya sido traumatizada por algunos ET o por sus supuestas sondas robóticas. Es también consistente con el fracaso de los paneles investigativos que buscan mostrar que los ovnis son una amenaza directa para la seguridad nacional. Por otro lado, parece muy evidente que los ETs no han intervenido en problemas en el mundo en ninguna forma benevolente que hubiera prevenido guerras, hambrunas o enfermedades. De hecho, existen varios casos en donde los testigos, cuando han estado muy cerca de un ovni, fueron heridos o dañados. Hay otros casos, sin embargo, en que un testigo fue sanado de alguna herida o condición médica. Todo esto sugiere que las interacciones ET con los humanos están basadas en un nivel ético neutral-benevolente.


Descripción de archivo: Artículo con un enfoque estrictamente científico en donde se exponen las razones por las cuales se deben considerar muy seriamente las visitas extraterrestres a nuestro planeta. Se demuestra lo plausible de los viajes interestelares por parte de otras civilizaciones más avanzadas del cosmos, como así también los hechos y evidencias por los cuales se puede deducir un hipotético comportamiento de las mismas ante nuestra especie.

fuente/ MysteryPlanet.com.ar
http://sabiens2.blogspot.com.es/

Se busca un exorcista para la Iglesia Católica

Vincenzo Taraborelli es un padre de Roma, Italia, que hace 27 años se dedica a exorcizar los malos espíritus del cuerpo de los fieles de su iglesia. 

El clérigo, que actualmente es uno de los exorcistas más solicitados de Roma y la Iglesia Católica, empezó en el trabajo de casualidad, cuando un compañero sacerdote le pidió ayudarlo en un exorcismo. Ahora, Taraborelli llega a atender hasta 30 personas por día. 

© Flickr/ Ashley Campbell

A los 79 años de edad, el sacerdote no piensa renunciar a su trabajo, el cual ha desempeñado por muchas décadas. Sin embargo, le preocupa la perspectiva de quedarse sin un sucesor, ya que los padres más jóvenes no se sienten particularmente atraídos por el puesto. 

"Le dije a mi obispo que no puedo encontrar a nadie dispuesto a hacerlo. Muchos tienen miedo. Hasta los sacerdotes pueden tener miedo. Es una vida difícil", comentó el religioso a BBC.

Comentario: Los invitamos a ver:

vie, 04 nov 2016 03:39 UTC
https://es.sott.net/article/49155-Se-busca-un-exorcista-para-la-Iglesia-Catolica

Ruidos y sonidos espaciales comunes en los relatos de astronautas, en este caso desde China.


“Una situación no causal con la que me encontré en el espacio fue un sonido que aparecía de vez en cuando”, recuerda Yang. “No venía de fuera ni de dentro de la nave espacial, pero sonaba como si alguien estuviera golpeando el cuerpo de la nave como quien golpea un cubo de hierro con un martillo de madera”.

El sonido lo puso tan nervioso que se acercó a la escotilla para tratar de encontrar la causa. No vio nada fuera de lo común en el interior o el exterior del módulo Shenzhou. Al regresar a la Tierra le contó a los técnicos lo que había oído, pero nunca pudieron reproducir aquellos golpes ni encontrarles una explicación. Yang dice que jamás volvió a escuchar un sonido igual.

Los astronautas de las naves Shenzhou 6 y Shenzhou 7, sin embargo, aseguran que también pudieron oírlo. Sus vuelos tuvieron lugar en octubre de 2005 y septiembre de 2008. Yang les había advertido de los golpes antes de volar, pero les dijo que era un fenómeno normal del que no tenían que preocuparse.

Un fenómeno similar, y mejor documentado, es el del misterioso ruido que escuchó la tripulación del Apolo 10 durante la última misión a la Luna antes de la llegada a la superficie. Los astronautas escucharon un extraño sonido que describieron como “la música típica del espacio exterior”. Una vez en la Tierra, los técnicos de radio explicaron que se trataba de una interferencia entre las frecuencias VHF y LM del módulo de comando de la misión.




RA STATION CLUB

La campaña de la OTAN contra la libertad de expresión

Es una historia que comenzó hace 15 años. La OTAN trató primero de silenciar a los ciudadanos que querían saber la verdad sobre los atentados del 11 de septiembre de 2001. Luego arremetió contra los que cuestionan la versión oficial de las «primaveras árabes» y de la guerra contra Siria. Como una cosa lleva a la otra, después atacó a quienes denunciaban el golpe de Estado en Ucrania. Ahora, la OTAN se inventa una seudo ONG para que acuse como agentes rusos a todo el que haya hecho campaña por Donald Trump.


Logo del Centro de Comunicación Estratégica de la OTAN

Después de los atentados del 11 de septiembre de 2001 vinieron, simultáneamente, un estado de emergencia permanente y una serie de guerras. Como escribí en aquel momento, la teoría según la cual todo fue concebido y organizado por un puñado de yihadistas desde una cueva en Afganistán no resiste el más mínimo análisis. Todo hace pensar, por el contrario, que los atentados del 11 de septiembre fueron organizados por una facción del complejo militaro-industrial.

De ser cierto este análisis, los subsiguientes sucesos sólo podían conducir a la represión en Estados Unidos y en los países aliados de esta potencia.

Quince años después, la herida que abrí en aquel momento sigue sin cerrarse, incluso se abrió aún más a raíz de nuevos acontecimientos. Al Acta Patriótica y las guerras por el petróleo se sumaron las «primaveras árabes». La mayoría de la población estadounidense no sólo ha dejado de creer en lo que le dice su gobierno desde el 11 de septiembre de 2001 sino que, al votar por Donald Trump, acaba de expresar su rechazo al Sistema posterior al 11 de septiembre.

Resulta que yo abrí el debate mundial sobre los atentados del 11 de septiembre, que fui miembro del último gobierno de la Yamahiriya Árabe Libia y que tengo la oportunidad de relatar –desde el lugar de los hechos– lo que está sucediendo en la guerra contra Siria. Al principio, la administración estadounidense creyó que podía detener el incendio acusándome de escribir cualquier cosa por dinero y atacándome donde duele, o sea el portamonedas. Pero mis ideas han seguido extendiéndose.

En octubre de 2004, cuando 100 personalidades estadounidenses firmaron una petición reclamando que se reabriera la investigación sobre los atentados del 11 de septiembre, Washington empezó a inquietarse [1]. En 2005, reuní en Bruselas más de 150 personalidades del mundo entero –entre las que se hallaban invitados sirios y rusos, como el general Leonid Ivashov, ex jefe del Estado Mayor de las fuerzas armadas de la Federación Rusa– para denunciar a los neoconservadores mostrando que el problema estaba alcanzado proporciones globales [2].

Bajo el mandato de Jacques Chirac, los servicios de la presidencia de la República Francesa se preocuparon por mi seguridad. Pero en 2007, la administración Bush solicitó mi eliminación física al nuevo presidente francés Nicolas Sarkozy. Cuando un amigo personal, oficial y miembro del estado mayor, me advirtió sobre la respuesta positiva de Sarkozy, supe que no tenía más camino que el exilio. Otros amigos –en aquel momento llevaba 13 años como secretario nacional del Partido Radical de Izquierda– acogieron mi decisión con incredulidad, mientras que la prensa me acusaba de paranoia. Pero nadie vino públicamente a prestarme ayuda. Encontré refugio en Siria y viajo por el mundo evitando cuidadosamente los territorios de la OTAN, además de haber escapado a numerosos intentos de asesinato o de secuestro. A lo largo de 15 años, he abierto debates que se han generalizado. Siempre me han atacado cuando estaba solo. Pero cuando mis ideas han encontrado eco, han sido miles las personas que se han visto perseguidas por haberlas compartido y desarrollado.

Fue en aquella misma época cuando Cass Sunstein –el esposo de la embajadora de Estados Unidos en la ONU, Samantha Power [3]– redactó con Adrian Vermeule un trabajo, destinado a las universidades de Chicago y Harvard, sobre cómo luchar contra las «teorías de la conspiración» [4], y así designan el movimiento que inicié. En nombre de la «Libertad» ante el extremismo, los autores de aquel trabajo definen en su texto todo un programa destinado a liquidar la oposición:

«Podemos imaginar fácilmente una serie de respuestas posibles.

El gobierno puede prohibir las teorías de la conspiración.
El gobierno pudiera imponer una especie de gravamen, financiero o de otro tipo, a quienes difundan esas teorías.
El gobierno pudiera implicarse en un contra-discurso para desacreditar las teorías del complot.
El gobierno pudiera comprometer a partes privadas creíbles para que se impliquen en un contra-discurso.
El gobierno pudiera implicarse en la comunicación informal con las terceras partes y estimularlas» [5].

La administración Obama dudó en asumir públicamente esa opción. Pero, en abril de 2009, propuso en la Cumbre de la OTAN organizada en Strasbourg-Kehl la creación de un servicio de «Comunicación Estratégica». Incluso expulsó de la Casa Blanca al célebre abogado Anthony Jones, en 2009, por haberse expresado sin rodeos sobre ese tema [6].

El proyecto de creación del servicio de comunicación estratégica de la OTAN estuvo engavetado hasta que obtuvo el apoyo del gobierno letón. Y finalmente ese servicio se instaló en Riga, bajo la dirección de Janis Karklins –por demás responsable en la ONU de la Cumbre Mundial sobre la Sociedad de la Información y del Foro sobre la Gobernanza de Internet. Concebido por los británicos, ese servicio cuenta con la participación de Alemania, Estonia, Italia, Luxemburgo, Polonia y el Reino Unido. Al principio, se limitó a incrementar los estudios sobre el tema.

Pero todo cambió en 2014, cuando el think tank de la familia Khodorkovsky, el Institute of Modern Russia (Instituto sobre la Rusia Moderna), con sede en Nueva York, publicó un análisis de los periodistas Peter Pomerantsev y Michael Weiss [7]. Según ese informe, Rusia ha desplegado en el exterior un vasto sistema de propaganda. Pero, en vez de tratar de construirse una imagen favorable –como en tiempos de la guerra fría–, Moscú ha decidido ahora inundar Occidente con «teorías conspirativas» para sembrar confusión. Los autores del trabajo afirman que esas «teorías» ya no abordan solamente el tema del 11 de septiembre sino también la cobertura periodística de la guerra contra Siria.

En un esfuerzo por reactivar el antisovietismo de la guerra fría, ese informe marcaba el inicio de una inversión de valores. Hasta entonces, la clase dirigente estadounidense sólo trataba de disimular el crimen del 11 de septiembre atribuyéndolo a unos cuantos barbudos sin importancia. Ahora se trata de acusar a un Estado extranjero de ser responsable de los nuevos crímenes que Washington ha cometido en Siria.

En septiembre de 2014, el gobierno británico creó la 77ª Brigada: una unidad encargada de contrarrestar la propaganda extranjera. Esa 77ª Brigada británica se compone de 440 militares y más de un millar de civiles provenientes del ministerio británico de Exteriores, así como del MI6, del organismo de cooperación externa y de la Stabilisation Unit. Y no se conocen sus objetivos. Esa brigada trabaja con la 361st Civil Affairs Brigade del Ejército de Estados Unidos, con bases en Alemania e Italia. Ambas unidades militares estaban siendo utilizadas para sabotear los sitios web occidentales que tratan de dar a conocer la verdad sobre el 11 de septiembre y sobre la guerra contra Siria.

A principios de 2015, Anne Applebaum –esposa del ex ministro de Defensa de Polonia Radosław Sikorski– creó en el Center for European Policy Analysis (Centro de Análisis de la Política Europea), con sede en Washington, una unidad designada como Information Warfare Initiative (Iniciativa sobre la Guerra de la Información) [8]. Su objetivo inicial era contrarrestar la información rusa en el centro y el este de Europa. La señora Applebaum puso esa iniciativa en manos del ya mencionado Peter Pomerantsev y de Edward Lucas, uno de los jefes de redacción de la conocida publicación The Economist.

Aunque Pomerantsev es a la vez coautor del informe del Institute of Modern Russia y uno de los dos principales responsables de la Information Warfare Initiative, ahora resulta que ya no habla del 11 de septiembre y que tampoco considera ya la guerra contra Siria como un tema central sino sólo como un tema recurrente que permite “percibir” la acción del Kremlin. Este personaje concentra sus ataques sobre el canal de televisiónRussia Today y la agencia de prensa Sputnik, dos órganos de prensa públicos rusos.

En febrero de 2015, le llega a la Fondation Jean Jaures –think tank del Partido Socialista francés y contacto de la National Endowment for Democracy (NED)– su turno de publicar una Nota titulada Conspirationnisme, un état des lieux [9]. Pasando por alto todo lo sucedido alrededor de Rusia, esa Nota toma el debate en el punto donde lo había dejado Cass Sunstein y propone simple y llanamente prohibir que los «conspiracionistas» puedan expresarse. Por su parte, la ministra de Educación de Francia organiza talleres en las escuelas para advertir a los alumnos en contra de los «conspiracionistas».

El 19 y el 20 de marzo de 2015, el Consejo Europeo pide a la Alta Representante de la Unión Europea para Asuntos Exteriores y Política de Seguridad, Federica Mogherini, que prepare un plan de «comunicación estratégica» para denunciar las campañas de desinformación de Rusia sobre Ucrania. El Consejo no mencionaba ya ni el 11 de septiembre, ni la guerra contra Siria sino que cambiaba de objetivo para concentrarse en Ucrania

En abril de 2015, la señora Mogherini crea un Servicio Europeo para la Acción Exterior (EEAS, siglas en inglés) que no es otra cosa que una unidad de Comunicación Estratégica dentro de la Unión Europea [10]. Esa estructura está bajo la dirección de un británico agente del MI6, Giles Portman, y distribuye a numerosos periodistas europeos, dos veces por semana, toda una argumentación que supuestamente demostraría la mala fe de Moscú, argumentos que posteriormente aparecen publicados en los medios de difusión europeos.El 20 de agosto de 2015 se inaugura en Riga el Centro de Comunicación Estratégica de la OTAN, bajo la dirección de Janis Sarts. Participan en la ceremonia el senador estadounidense John McCain, director de una de las dos ramas de la NED, quien conversa en la foto con la presidente de Lituania, Dalia Grybauskaite.Foto: Gatis Diezins

A partir de su creación, el Centro de Comunicación Estratégica de la OTAN se vincula a un servicio del Atlantic Council: el Digital Forensics Research Lab. La OTAN redacta un Manual de Comunicación Estratégica, cuyo objetivo es coordinar y reemplazar todo el dispositivo anterior en materia de Diplomacia Pública, de Relaciones Públicas (Public Affairs), de Relaciones Públicas Militares, de Operaciones sobre los Sistemas Electrónicos de Comunicación (Information Operations) y de Operaciones Sicológicas.

Bajo la inspiración de la OTAN, Anna Fotyga, la ex ministra de Exteriores de Polonia, ahora convertida en eurodiputada, lleva al Parlamento Europeo una resolución –adoptada el 23 de noviembre de 2016– sobre «la comunicación estratégica de la Unión [Europea] tendiente a contrarrestar la propaganda dirigida contra ella por terceros» [11]. Obsérvese que existe un nuevo desplazamiento del blanco: ya no se trata de contrarrestar el cuestionamiento sobre el 11 de septiembre –asunto de hace 15 años–, ni tampoco el cuestionamiento de la guerra contra Siria sino de crear una mescolanza entre la impugnación de los acontecimientos en Ucrania y el discurso del Emirato Islámico (Daesh). Y se vuelve así al punto inicial: quienes cuestionaban el 11 de septiembre trataban, según la OTAN, de rehabilitar a al-Qaeda; quienes le hacen el juego a Rusia tratan de destruir a Occidente, como lo hace Daesh. Pero no importa que la OTAN esté apoyando a al-Qaeda en el este de Alepo.

Dado a conocer el 24 de noviembre de 2016 en un sonado artículo del Washington Post [12], un misterioso grupo llamadoPropaganda or Not? ha elaborado una lista de 200 sitios web –entre ellos Voltairenet.org– a los que el Kremlin supuestamente ha confiado la tarea de repercutir la propaganda rusa y confundir a la opinión pública estadounidense hasta el extremo de llevarla a votar por Donald Trump.

Propaganda or Not? no publica los nombres de sus responsables, pero dice reunir en su seno a 4 organizaciones: Polygraph, The Interpreter, el Center for European Policy Analysis y el Digital Forensic Research Lab. 

Polygraph es un sitio web de la Voice of America [13], la radio y televisión pública de Estados Unidos bajo control de la Broadcasting Board of Governors. 
The Interpreter es la revista del Institute of Modern Russia, ahora difundida por la Voice of America. 
El Center for European Policy Analysis es un apéndice de la National Endowment for Democracy (NED) dirigido por Zbigniew Brzezinski y Madeleine Albright. 
Digital Forensic Research Lab es un programa del Atlantic Council.

En un documento divulgado por Propaganda or Not?, esta falsa ONG nacida de varias asociaciones financiadas por la administración Obama señala al enemigo: Rusia. Y acusa a ese país de haber dado origen al movimiento a favor de la verdad sobre los atentados del 11 de septiembre y de los sitios web de apoyo a Crimea y Siria.

El 2 de diciembre de 2016, el Congreso de Estados Unidos votó un ley que prohíbe toda cooperación militar entre Washington y Moscú. En pocos años, la OTAN ha reactivado el maccarthysmo.

Documentos adjuntos

Denuncia presentada al Inspector General del Departamento de Estado por Voltaire.org, 2 de diciembre de 2016.
(PDF - 43.4 KB)


[2] «Axis for Peace», Red Voltaire.

[3] «La cara oculta de la administración Obama», por Thierry Meyssan,Red Voltaire, 10 de noviembre de 2015.

[4] También llamadas indistintamente «teorías del complot», «teorías conspirativas», «teorías conspiracionistas» o «teorías complotistas». Nota del Traductor.

[5] «Conspiracy Theories », Cass R. Sunstein y Adrian Vermeule, Harvard Law School, 15 de enero de 2008.

[6] «11 de septiembre: Obama se separa de uno de sus consejeros»,Red Voltaire, 14 de septiembre de 2009.

[7] «The Menace of Unreality: How the Kremlin Weaponizes Information, Culture and Money», Peter Pomerantsev & Michael Weiss, The Interpreter/ Institute of Modern Russia, 2014.

[8] Information Warfare Initiative, sitio web oficial.

[9] «El Estado contra la República», por Thierry Meyssan, Red Voltaire, 9 de marzo de 2015.

[10] «La propaganda de la Unión Europea contra Rusia», Red Voltaire, 5 de julio de 2016.


[12] “Russian Propaganda Effort Helped Spread ’Fake News’ During the Election, Experts Say”, Craig Timberg, The Washington Post, 24 de noviembre de 2016

[13] El autor se refiere a La Voz de los Estados Unidos de América, también conocida en español como La Voz de América o La Voz de las Américas. Nota de la Red Voltaire.

RED VOLTAIRE | DAMASCO (SIRIA) | 5 DE DICIEMBRE DE 2016 

por Thierry Meyssan
http://www.voltairenet.org/article194331.html
Si te ha gustado este artículo, por favor, dale a "Me Gusta".
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...